Día de verano

Hace tanto tiempo que no me sentaba en esta silla que ocupé por tantos años. Ahora vuelvo a ocupar este lugar y tú sigues estando al lado, como siempre, con esa sombra misteriosa que te envuelve sin que te des cuenta. Siempre con ese rostro tan tranquilo, pese a que estamos repitiendo el mismo terrible apuro que hace tiempo tuvimos que enfrentar. ¿Te acuerdas? Fue en la misma época.
Aún recuerdo ese día lluvioso, recuerdo cómo tuve que salir huyendo en medio de esa tormenta que no me dejó percatarme de la hora que era. Todo el día había habido un cielo gris que hacía parecer cualquier hora las cinco de la tarde. Te ví a las doce y eran las cinco de la tarde, en tu cuarto a las dos y eran las cinco de la tarde, veíamos televisión a las seis y eran las cinco de la tarde y después la noche se convitió en las ocho y a las tres de la mañana yo salía corriendo bajo la lluvia de las ocho.
Al menos hoy no es tormenta, es solo una lluvia ligera, de las que duran todo el día. Y sigo aquí, a tu lado ayudándote con lo mismo que tuve que ayudarte hace años. Tantas cosas han pasado desde entonces. Nuestros caminos se fueron por rumbos divergentes y tras una llamada telefónica se volvieron a unir. Esa mirada, tan tranquila me hace recordar todo lo que he pasado y me invita a pensar. ¿Pensar? ¿Qué es lo que tengo que pensar? Había decidido tomar el camino que elegí cuando nos separamos, no tengo que pensar nada, es una desición que tome desde mucho antes de concebirla.
Pero es tan tentador quedarme a tu lado, fingir que el mundo no existe, sentarnos en el sillón de siempre, abrazarnos y ver televisión hasta quedarnos dormidos y despertar de repente con tus gritos y tus apuros: “¡Nos quedamos dormidos!”, “¡Es tardísimo!”. Y comenzar otro día sin tantas preocupaciones y que corra el reloj y el calendario y los años y los años.
Quisiera fingir que no pasa nada, que el mundo es tan simple como estar viéndote y esperar a que el día termine. Tantas personas pueden hacerlo. Para muchos la vida es un proceso rutinario: El trabajo, los hijos, la comida, el cine, diversiones de fin de semana, futbol de los domingos con cerveza y amigos, tal vez algunos nachos o alguna botana (prefiero los Sabritones) y otra semana más de lo mismo. El paseo en vacaciones, la fiesta de Navidad, el Año Nuevo y aunque todo sea distinto, en la abstracción resulta una rutina patética. ¿Por qué no me puedo integrar a ese mundo de rutinas?
Me imagino pidiéndote en este momento que nos casemos, con mi salario podríamos vivir cómodamente, no con lujos, pero sí podríamos tener nuestra rutina de ensueño. Imagina a nuestros hijos, imáginanos, educándolos para que cuando sean grandes puedan seguir con el ciclo infinito de la vida y la repetición de la repetición hasta que alguno se aburra y quiera hacer algo más interesante (si aún hay mundo para hacerlo).
Es tan fácil caer en la mediocridad, en el conformismo, porque es muy tentador, solo tienes que dejarte llevar. Yo me dejo llevar algunos fines de semana y me asusta que pienso que no es tan malo dejarse llevar. Además, si me estoy quejando de las rutinas, el hecho de que todos quisieran romper la rutina se volvería rutinario y todos al hoyo de nuevo (¿realmente creo eso o es argumento de conformista?).
Y al final creo que mi mente se ve de nuevo inundada por la presencia de ella. Y así, repentinamente sales de mi mente y de mi vista, aunque te estoy viendo. ¿Será ella mi salvación? ¿Por qué con ella en la mente no puedo pensar nada claro? Ah, Neko… si tan solo yo pudiera…
– ¿Qué estas viendo?
– ¿Cómo?
– ¿Qué ves?
– A tí.
– Menso.
Lluvia

Anuncios
Acerca de

Estudiante de la Facultad de Ciencias UNAM, desde hace unos años. Soñador y loco, enamorado...

Publicado en Minificciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías
A %d blogueros les gusta esto: