¡Viva México! ¡Viva futbol!

Desde que comenzó todo esto de “El mundial”, es muy común escuchar por todas partes extensos comentarios sobre futbol. De un día a otro una gran cantidad de personas se han convertido en expertos críticos de futbol (como si el juego tuviera mucha ciencia) y la inmensa mayoría espera con ansia los días en que jugará “la selección”.
Los medios de comunicación nos bombardean con anuncios relacionados con futbol, la publicidad se transforma y anuncia producto y futbol, e incluso en muchos centros de trabajo se anima a los empleados a “apoyar a la selección” poniendo televisiones en donde se transmitirá el partido.
El día de hoy me pareció ridículo ver a todo el personal del comedor de la empresa en que laboro usando “la playera negra de la selección” y no por voluntad, sino porque ese será su uniforme de trabajo este día.
En vista de tanto futbol me pregunto ¿cómo es posible que las empresas, cuyo requisito de contratación siempre es “disponibilidad de tiempo” para obtener miles de horas extras sin pago, acepten e incluso inviten a los empleados a perder su tiempo frente a un televisor viendo futbol?
La respuesta no es tan complicada y se puede resumir en aquella famosa frase romana “Panem et circenses”. Y es fácil ver que el futbol, además de ser un negocio millonario, se ha convertido en el circo perfecto, aquel en el que el espectador se convierte falsamente en participante explotando su ilusión de triunfar o sobresalir en algo, de salir de la vida rutinaria que le impone la necesidad de subvivir día con día o la raquítica cultura del televisor con la que se sigue educando a la mayor parte de los mexicanos.
En los noticieros y periódicos los actos de corrupción de los políticos, el maltrato de la población por el gobierno, los grandes problemas nacionales y mundiales son dejados en segunda plana para dar paso a noticias de futbol, las que sí interesan, para poder tener tema de conversación los próximos días.
¿Cómo es posible que no veamos esta situación? ¿Cómo es posible que pensemos que el resultado de un partido de futbol nos puede beneficiar en algo? ¿Cómo es posible que dejemos de lado las cosas que realmente importan?
¡Viva México! ¡Viva futbol!
¿Seguirás viendo los partidos?

Anuncios
Acerca de

Estudiante de la Facultad de Ciencias UNAM, desde hace unos años. Soñador y loco, enamorado...

Publicado en General

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías
A %d blogueros les gusta esto: